Translate

sábado, 3 de noviembre de 2012

URO O TORO SALVAJE.

El uro o toro salvaje (Bos primigenius), antepasado del ganado bovino doméstico, hizo su aparición en la Península Ibérica durante las primeras fases del interglaciar Günz-Mindel, a inicios del Pleistoceno Medio, hace unos 750.000 años, junto a otras especies como jabalíes, corzos y ciervos, coincidiendo con un recambio faunístico proveniente de Asia.
Al igual que ocurre con los caballos, tanto el registro fósil como las representaciones pictóricas de los hombres prehistóricos han puesto de relieve que existieron varias subespecies a lo largo del tiempo, seguramente mejor adaptadas a los ecosistemas preponderantes de cada momento.
Fue por tanto el uro un animal asociado a distintos nichos, bosques, estepas y humedales, en los que nunca faltara el pasto, encontrando su límite de distribución allí donde empezaban las tierras desérticas o la más extrema tundra del frío norte glaciar.
Actualmente se reconocen las tres o cuatro subespecies que más recientemente vivieron en el planeta, el uro europeo, el del Medio Oriente , el africano y el de la India. El ganado doméstico europeo y buena parte del asiático parecen derivar del uro del Medio Oriente, aunque en el ADN se han encontrado muestras de aportes netamente europeos (e incluso del africano desde al menos el Ier milenio a.C. para la Península Ibérica). El ganado de África desciende en gran medida del uro rojizo del Magreb, mientras que las razas cebuínas asiáticas provendrían del uro de la India.
Hay que tener en cuenta que incluso en la misma Europa, el avance y retroceso del clima glaciar produjo bolsas poblacionales, estancadas en las penínsulas meridionales y en cordilleras abrigadas de Centroeuropa, que favorecerían sin duda una subespeciación más localizada.
Sirvan como ejemplo la menor o mayor talla de los huesos, la morfología de la cornamenta o las distintas pinturas rupestres de España o Francia, que muestran pelajes claramente diferenciados, desde el negro azabache al blanco grisáceo o moteado, pasando por el bermejo o el castaño.
El uro tipo, no obstante, presentaba un marcado dimorfismo sexual en cuanto a tamaño, quizás también en coloración, con una altura en la cruz entre 1'80 y 2 m., siendo mucho mayor por tanto que la del ganado actual. Tenía grandes cuernos en forma de lira (más pequeños en las hembras), una cabeza de aspecto más alargado, al igual que las patas, y una coloración negruzca, con partes castañas en el pelo de la frente y en la "raya de mulo" dorsal.
Las manadas de estos grandes hervíboros debieron contribuir, en buena medida, a la creación de ecosistemas de sabana europeos, tan similares a las actuales dehesas ibéricas.
Bos primigenius es una de las especies más representadas tanto en el arte parietal como en el registro fósil, pudiendo considerarse como uno de de los animales más cazados por el hombre en España durante el Pleistoceno y el Holoceno temprano.
Sobrevivió a la glaciación y al nuevo cambio de ciclo, desapareciendo de la Península en algún período indeterminado comprendido entre la Edad del Bronce y la Alta Edad Media.
Sus restos se han encontrado en yacimientos como Fuente Hoz, 3.200 a.C, y en Los Husos, 2.800 a.C., y también en el yacimiento de Cueva de Chaves (Huesca), con dataciones alrededor del 2.500 a.C.,  y en el Cerro I de los Castillejos en 2.000 a.C.
El autor latino Servio Gramático alude a la existencia de este animal en el Pirineo durante el siglo IV d.C.
Prácticamente todas las fuentes antiguas que citan al uro coinciden en definirlo como un toro salvaje de gran tamaño en el que destacaba, por encima de todo, su fiereza, cualidades que sin duda fue perdiendo a medida que avanzaba el proceso de domesticación de la especie.
El uro era todavía abundante en la Galia, Germania y buena parte de la Península Balcánica durante la época romana, prolongando su existencia en Suecia hasta 1.500 d.C. y en Polonia hasta 1627 d.C., donde fue cazada la última hembra de la especie, en el bosque de Jaktórw.
En 1920 los hermanos Heck intentaron reconstruir al extinto uro a través de la técnica del retrocruce entre razas domésticas antiguas, potenciando la genética arcaica de la especie. El resultado fue el neouro de Heck, un bóvido de aspecto muy similar al uro en  cornamenta y coloración, pero muy distante en cuanto a tamaño y comportamiento, ya que no consigue el tallaje ni la fiereza de la especie ancestral, hechos que han sido muy criticados a la hora de aceptar su suelta en el medio natural. Polonia, por ejemplo, desestimó su reintroducción en el país por no considerarlo un sustituto fidedigno, si bien otros países como Holanda, Alemania o Francia son menos reticentes al respecto y cuentan ya con buenas manadas semi-silvestres en sus reservas.
Actualmente existe un nuevo proyecto denominado Taurus Project que intenta potenciar los aspectos más significativos de la especie con los genes de razas más acertadas, entre las que se cuentan la sayagüesa zamorana o la tudanca cántabra.
Algo en lo que vienen a coincidir muchos expertos en el tema del uro es que uno de los descendientes que mejor ha conservado las características primigenias de la especie es, sin lugar a dudas, el toro de lidia español, que desde hace centurias, y por su uso y particular modo de crianza en semilibertad, es la más brava y salvaje de cuantas razas domésticas existen en la actualidad, por lo que no debería quedar fuera de ningún proceso selectivo.
La domesticación del ganado vacuno a nivel peninsular ofrece pistas que ponen de relieve una gran variabilidad de orígenes. Las razas asturianas y pirenaicas de montaña parecen coincidir claramente con los aportes de las cabañas celtas centroeuropeas de tipo podólico, acostumbradas a duros pastos esteparios y palustres, que debieron llegar a nuestro territorio a lo largo del Ier milenio a.C. o incluso mucho antes, con las primeras oleadas de pueblos indoeuropeos de las estepas.
Por otro lado encontramos aporte desde el uro norteafricano, de tronco rojizo, en toda la fachada atlántica Europea, desde Huelva hasta Suecia, coincidiendo precisamente con la extensión del fenómeno prehistórico del Megalitismo, del cual hablaremos en otros post.
Buenos componentes de esta rama son la retinta de Huelva, la alentejana, la cachena gallega, la barrosa portuguesa o la betizu navarra.
Por último, el tronco principal del ganado de nuestro país es el ibérico, caracterizado por su capa negra y que es sin duda el más parecido al observado en las antiguas pinturas rupestres del Paleolítico peninsular. De él derivan las razas serrana, sayagüesa, castellana, avileña, terreñas alavesas, y, como no, el toro de lidia.
En las últimas décadas se observa una tendencia clara por parte de los investigadores a considerar la más que probable domesticación autóctona del uro en la Península Ibérica, pues existen indicios claros desde hace más de ocho mil años en suelo peninsular.
La relación entre toro e Hispania, hunde sus raíces en un poso tan ancestral, que justifica en buena medida el uso de la iconografía del animal como referente claro del territorio.
Mi opinión a la hora de contemplar la reintroducción de un tipo de toro salvaje en el "rewilding" ibérico de Tipo A, no puede ser más rotunda; desestimar los casos de recreaciones poco fidedignas y potenciar los aspectos silvestres de las numerosas razas primitivas de nuestro país, adaptadas desde hace centurias, si no milenios, a los ambientes específicos de los cuatro o cinco grandes ecosistemas peninsulares, basándonos, fundamentalmente, en el bravo toro de lidia.



 




Crédito de imágenes:
Foto 1 Miguel Llabata.

11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Cómo explicarle, Sr.Belizón...un honor contar con la presencia de una persona sin la que este blog no habría sido posible. Y digo esto desde el corazón, porque no soy muy dado a comentar por la red, pero la acogida que me ha dispensado su fabuloso, famoso y reconocido blog, El Ojo de Darwin, ha resultado crucial para llevar adelante esta tarea, así que por lo que le toca, muchísimas gracias.
      Seguiremos disfrutando allí,y aquí si así lo desea, de nuestra pasión por estos y otros temas, siempre en esa línea ponderada y respetuosa que creo que compartimos, alejada de insultos , ataques o dogmas cerrados.
      Espero que cuando le sobre un poquito de tiempo (que ya sé de su gran dedicación a "El Ojo") y se ponga con su "activismo rewilding de sofá" (je, je...), pueda disfrutar de los contenidos de EL TIEMPO QUE OLVIDAMOS.
      Un saludo cordial.

      Eliminar
  2. Acabo de descubrir el blog gracias al Sr Belizón y no puedo decir más q me encanta

    Además estaba preparando una charla sobre recreación del pasado mediante rewilding y/o manipulación genética y me vienen los datos al pelo

    Me voy a imprimir los posts y empollarlos y a ver q sale. La pena es que el rewilding lo tocaré solo de refilón, pero para otra lo tendré más en cuenta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bienvenido Víctor, me alegro de que te guste y llegue a resultarte útil. Si puedo ayudarte en lo que sea, aquí me tienes.
      Espero que sigas disfrutando de estos artículos y otros nuevos temas que irán surgiendo.
      ¡¡Suerte con la charla!!.

      Eliminar
  3. por cierto... . ¿en qué ha quedado el proyecto taurus? están haciendo los cruces? se echa de menos una páginita güeb como la del proyecto Quagga :-(

    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sylvanus Kilet escribió el 29 de enero de 2013, 15:32

      Hola Sr. Belizón. Bueno, en realidad sí existe página web, el problema es que está en holandés y no tiene, cuanto menos, un traductor instantáneo, lo que dificulta el seguimiento.

      (Referencia o enlace a noticia o tema eliminado por si contradice a la N.L.P.I.)

      Actualmente Stichtingtaurus ha establecido un programa de colaboración con Rewilding Europe encaminado principalmente a poner en marcha medidas en el plano de la divulgación que acerquen el proyecto a los medios de comunicación, obteniendo un mayor alcance que sobre todo se ha visto reflejado en España e Italia e incluso en reportajes de The New Yorker y National Geographic.
      Se sigue trabajando con instituciones científicas para la identificación del código genético de razas primitivas europeas para tomar un punto de partida fiable respecto a las pinturas rupestres del Paleolítico, pero se estima que se necesitará al menos una década para valorar resultados. (Es lo que se desprende del artículo en inglés publicado en Rewilding Europe).
      Ahora mismo existen unos ciento veinte ejemplares de primera generación en un parque de Holanda, a los que se han sumado ejemplares españoles de raza sayaguesa, mientras se espera la resolución de temas burocráticos para conseguir aporte de la cabaña maronesa de Portugal. Según sus análisis, será necesario contar además con ejemplares de raza pajuna (España) y de tipo podólico (Italia).
      Sin embargo, debo decir que soy un poco escéptico respecto a este proyecto. Una vez más, de forma incomprensible a mi juicio, desestiman la participación del toro de lidia en el programa genético alegando que “no se comporta de forma natural al haber sido seleccionado a través de los siglos con la intención de que sea agresivo”…¿¿¿???
      Desconozco qué problemática puedan tener con los ganaderos de reses bravas de lidia, seguramente algún matiz de tinte ecológico-político-ideológico, porque de cualquier otro modo no se puede entender.
      ¿Pretenden argumentar que la bravura del uro salvaje se recupera mejor a partir de cuatro vacas maronesas, sayaguesas, pajunas o podólicas, que desde el toro de lidia, que precisamente, todo lo contrario, no ha sido modificado ni seleccionado para responder a la mansedumbre, sino que se ha preservado bravo en condiciones únicas de libertad desde tiempos inmemoriales, ausentes en cualquier otro tipo de ganado?
      A mí no me convence nada, lo siento, pienso que están cayendo en el mismo error que proyectos anteriores. Sin el toro de lidia no hay uro que se precie. Prefiero que suelten directamente toros de lidia en las campiñas españolas, que en realidad, no están tan lejos del papel del uro, ni siquiera en aspecto.
      Me temo que se pretende recrear unas vaquitas que no molesten al ser humano, en vez de recrear fidedignamente un animal salvaje y arisco que se defienda bien en el medio silvestre.
      Ya lo dice T.Van Vuure (especialista en el uro) que los toros de lidia son lo más “urino” dentro de los descendientes del uro.
      Por mucho que admire todas estas iniciativas, especialmente la Rewilding Europe, también tengo mi opinión personal, y en este sentido, el Proyecto Tauros me está defraudando sin la inclusión del toro de lidia

      Eliminar
  4. Hahaha
    Mira lo que pienso yo en este enlace aquí pensamos igual, este post lo escribí hace tres años en un blog que actualmente está en hibernación total

    Opino que es injusto dejar fuera al toro de lidia, aunque tb es verdad que el "toro" de lidia no responde a un grupo real..., o digamos que "monofilético" sino que es "parafilético", los diferentes encastes proceden de troncos distintos, por ejemplo, hay "encastes" del toro de lidia que proceden de la raza morucha, y otros encastes de origen incierto como los de vistahermosa parecen que tienen su origen en el aporte de las reses "pseudo-silvestres" de ganado retinto del bajo guadalquivir (las retintas de hoy)y otros aportes de otras razas del norte pero no de lidia, es decir, los diferentes "encastes" de toros de lidia proceden de razas diferentes y hoy los englobamos a todos en un grupo artificial llamado toro de lidia.

    quiere decirse que se en cierto modo es lógico lo que están haciendo y que quizás se estén usando las razas ibéricas que a su ves son precursoras de las razas que dieron lugar al "toro de lidia", no obstante pienso que debería de tenerse en cuenta. Bueno no sé ¿?
    XDX
    Creo que el tema del toro de lidia es muy apasionante..., ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero que debo decir, después de leer tu enlace, es que precisamente lo más interesante del concepto "rewilding" es que se trata de un proceso dinámico, novedoso, en sus primeras fases, y por suerte, todavía muy abierto y sujeto a una evolución constante. Quizá lo que pensamos hoy sea distinto "mañana", pero lo importante es que no caiga en manos de tres o cuatro que lo monopolicen.
      Estas iniciativas deben ser compartidas por todos, y por tanto, todos debemos aportar, porque en definitiva de lo que se trata, es de legar a las generaciones venideras un planeta en condiciones mínimas que garanticen un alto porcentaje de biodiversidad, condiciones que en el caso de los grandes mamíferos brillan por su ausencia más que en ninguna otra clase de fauna.
      Por eso, desde esta plataforma, intento dar mi visión, aunque atendiendo también a distintos planteamientos propuestos.
      Estoy convencido de que los espacios naturales existentes en nuestro país pueden albergar perfectamente poblaciones de grandes herbívoros salvajes y, consecuentemente, a sus predadores. Pero, para ello, es necesario que se adapten a los intereses de la Sociedad.
      Y no comparto para nada la visión proteccionista de lo "autóctono" llevado al extremo, porque ésta, es una variable muy subjetiva humanamente hablando, que toma unas condiciones y unos espacios "degradados" o "alterados" por el ser humano desde el Neolítico que nada tienen que ver con procesos naturales que se han dado durante cientos de miles de años (si hablamos de faunas y ecosistemas del Cuaternario).
      A mí no me vale el argumento de que el bisonte europeo no vivió en España, y por lo tanto no es autóctono y no debe introducirse jamás, porque si no llegó hasta aquí, en un espacio temporal que puede alargarse durante milenios, como lo hicieron otros muchos tipos de bisontes anteriormente, fue por nuestra culpa.
      De igual forma, ya he manifestado en anteriores ocasiones que soy contrario a jueguecitos de clonación mientras exista la posibilidad de contar con subespecies de los animales extintos, o especies del mismo género que sean tan cercanas y cumplan el mismo papel, que prácticamente hagan de la recreación genética una aventura excéntrica y un gasto inútil, porque además, de esta forma, estaremos contribuyendo a salvarlas de la extinción a nivel mundial. Por ponerte el ejemplo, bisonte antiguo de bosque de Iberia=bisonte europeo actual, tanto monta, monta tanto, seguramente mucho más fidedigno que una costosa y conflictiva recreación genética o clonación.
      Respecto al uro, seguramente no encontraremos ni en una década, ni en dos, ni vaya usted a saber cuántas, una recreación más fidedigna, por su caracter y condición, que el toro de lidia, y me da exactamente igual que proceda de los troncos que proceda. Yo no me guío por conceptos como la "pureza genética" o "parecido al 100%", sino por dar cabida a lo que se tiene, sobre todo si cumple perfectamente con el rol o nicho que se le solicita, y si además puede beneficiar a mis paisanos ganaderos, mejor que mejor.
      Mira, planteate esto, si fueras por el campo paseando, ¿con qué preferirías encontrarte de frente en mitad del camino?, ¿con un uro recreado en granjas a partir de "vaquitas", o con un toro de lidia?...si tu respuesta es la mía (la primera) es que valoras tu integridad física, y esto responde a la cuestión de lo salvaje. Te aseguro que un neandertal o un cromañon también preferirían encontrarse con un uro recreado, y los lobos y osos, también...
      Otro rato me enrollo más, que ya he abusado...

      Eliminar
  5. Soy el que acaba de dejar un post en contra de la caza en este mismo blog.
    Espero no entrar con mal pie, pero voy a hacer un poco de abogado del diablo. A mí no me importaría que metieran toros de lidia en el programa ni mucho menos, que conste, pero como bien dice Belizón, los primeros "encastes" (castellanísimo vocablo anterior al problemático "raza") de toro de lidia no tienen más de trescientos años, y lo que se hacía era tener una dehesa con vacas para carne y traccion, y usar los más bravos para los espectáculos. Pero esos encastes no eran más que las queridísimas razas autóctonas que perduran (mejor o peor) en nuestros días. Una de las razones por las que empezaron a desaparecer en el siglo XX es que su manejo es mucho más difícil por su carácter arisco que las razas industriales, así que no es que pretendan hacer un corderito. Un ejemplo precioso de lo que digo está en la película "The Rare Breed" con el inefable James Stewart, que tiene que vérselas con un grupo de criadores de texas longhorn. Estas vacas (descendientes de vacas españolas de antes de los encastes bravos) son muchísimo mas fieras que el ternerito de Stewart, lo cual da el argumento de la peli.
    Por lo que dicen en el Taurus project, el toro de lidia ha perdido (o minimizado)el display de aviso de ataque, y por eso fue rechazado en una primera criba. Pero los animales van a ser salvajes y deben aprender a defenderse de lobos y depredadores, y sufrirán un proceso de "dedomesticación" (sea lo que sea eso), por lo que creo que se hará un buen trabajo.
    Además creo que se les está criticando un poco pronto. De hecho, dicen que el proceso sigue abierto, que cuentan con crear variedades locales de uro a partir de otras razas aparte de las citadas y que incluso contarán con "touros de lida" portugueses. Ahi queda eso.
    Enhorabuena otra vez por el blog.

    ResponderEliminar
  6. Hola Lu Jo, bienvenido. Antes de nada, decirte que aquí nadie entra con mal pie, a no ser que insulte y sus comentarios sean irreproducibles, y mucho menos por dar su opinión de forma respetuosa, así que, no sólo veo necesario que se discrepe, sino que me alegra, porque únicamente a través del debate se puede llegar a la comprensión y a puntos de entendimiento. Muchas gracias de verdad por participar.
    A partir de aquí entramos en materia. Bueno, yo diría que la crítica que realizo es constructiva, sólo digo que me ha decepcionado de momento, pero no lo desapruebo. Y digo que me ha decepcionado por varios motivos. El primero es que, más allá de la similitud genética en cuanto a forma o tamaño, encuentro fundamental que un neouro sea salvaje y sepa defenderse, y ningún ganado actual es más salvaje ni tiene más bravura que el toro de lidia, eso es irrefutable. Precisamente el proceso de cría de la cabaña brava es el inverso al de una domesticación, tú mismo lo comentas, a partir de las razas autóctonas que se empleaban con fines "industriales" se seleccionó desde hace al menos tres centurias aquellas más bravas, es decir, las que conservaban cualidades ancestrales del uro. Lo de que "ha perdido el display de aviso de ataque"...ya lo pongo en duda, si quieres nos damos una vuelta por una dehesa y bajas tú del coche a probar, yo te espero dentro...(je, je...).
    Me alegra saber que se plantea contar en un futuro con ellos, ese dato no lo he leído en el artículo de Rewilding Europe.
    Y más allá de esto, y sin tener que ver absolutamente nada con los criadores de toros de lidia ni con los espectáculos taurinos, a los que no he asistido en mi vida (bueno, a las vaquillas del pueblo donde veraneo si voy de vez en cuando, aunque sólo por el ambiente y a echar un vistazo a los animales), digo que más allá de esto, me molesta un poco que se venga desde fuera al "País del Toro" a dar lecciones y "a vendernos después las motos que se fabriquen", sobre todo porque intuyo cierto tufillo ideológico neoecologista- proteccionista, que trata de apartar de éstas todo aquello relacionado con un animal que se cría para ser destinado a la criticadísima Fiesta Nacional, y eso me tiene alerta.
    Y es que aquí tenemos siempre la costumbre de magnificar lo de fuera, aun cuando resulte que los ganaderos españoles, hayan estado "recreando" y manteniendo la bravura y lo salvaje del uro desde hace más de trescientos años, y ahora queden apartados de un programa del que no sacarán beneficio, siendo que sus reses, que son las nuestras en definitiva, podrían ser directamente empleadas, perfectamente, como sustitutas de los toros salvajes en los "rewildings" de España. Pero, muy al contrario, se les aparta, sin reconocérseles si quiera el mérito de haber contribuido, nos gusten los fines o no, a preservar lo salvaje y natural de la especie, que se desarrolla en semilibertad desde muchísimo antes que ningún granjero o científico europeo se planteara la vuelta de un toro salvaje.
    En fin, dentro de poco colgaré un post sobre la vuelta del toro salvaje en un "rewilding" de España, e intentaré tratar más a fondo la cuestión y atender también a otros aspectos, no sólo a estos del toro de lidia.
    Una vez más, muchas gracias por participar, espero poder volver a cambiar impresiones contigo.

    ResponderEliminar